La revolución más importante (que tampoco quieren televisar)

Ante el debate que ha despertado el artículo de Moises Naim titulado “La revolución más importante“, creo que hay que dar la debida contestación a estos puntos expresados por este pájaro que fue ministro de Industria y Energía de un presidente venezolano muy golfo, Carlos Andrés Pérez y que por haber sido obediente, tiene ahora gran predicamento en las páginas del diario del grupo Prisa. Vamos a ello.

Sin duda en el mundo de la energía hay cambios telúricos. Por eso Occidente está tan preocupado, aunque no de la impresión.  Mis comentarios a los puntos de Naim siguen a continuación.

 
1. Lógico y cierto. Hay que especificar que se refiere al conjunto de la energía primaria y que China son 1.300 millones y EE. UU. 300 millones. Así que todavía el consumo per capita (que nunca quiere reflejar Occidente) es aún 4-5 veces mayor en EE. UU. que en China, pero hace 10 años, es cierto que la relación era de 15 a 1 y eso es lo que preocupa a los EE. UU. Si el resto del mundo se muere de asco, eso no es noticia. Cuando se acercan o intentan acercarse a nuestros niveles, esa es la noticia, porque amenazan nuestra glotonería energética. Noticia cínica donde las haya, porque es una prueba indirecta y nunca admitida por el “establishment” que tanta cancha da a Moises Naim, de que no hay energía para todos a nuestro nivel.
 
2. La mierda del gas de esquisto. Eso está reventando. Es una huida hacia adelante. EE. UU. ya tenía casi autosuficiencia de gas. ¿Donde está la revolución en este gráfico de la AIE que colocó hace poco muy oportunamente Antonio Turiel en su blog Crash Oil (cinismo en la era del declive)?
 
o dónde se ve en este otro, que he compuesto con datos oficiales de los que ofrece la propia AIE -que fue la primera propagadora del mito de los EE. UU. como futuro gran exportador mundial, que corrió como la pólvora por los descerebrados y segudistas medios de difusión sin analizar un carajo- para la producción futura de petróleo de esquistos) y British Petroleum (para el consumo de petróleo) que EE. UU. vaya a ser el principal exportador de “energía” del mundo en 2020 base al gas y petróleo de esquistos?
 
Imágenes integradas 1
 
Es curioso como se verifica aquí el refrán del ciego “Decía el ciego que veía y era de las ganas que tenía”. El que no se consuela es porque no quiere.
 
3. La promesa americana. Dado que el papel lo aguanta todo, la AIE ha decidido, hace ya dos o tres años, considerar las arenas asfálticas de Canadá y los esquistos de Venezuela, como “reservas probadas”, una golfería que no resistiría una mínima auditoria energética seria, pero así son; son los dueños del chiringuito. Allá ellos, aunque sus decisiones nos arrastrarán a todos. Con eso y si encima quieres sumar las Vacas Muertas argentinas o los petróleos en aguas ultraprofundas de Brasil (más de 6.000 metros), está claro que pueden presumir de lo que quieran. Es curioso que nunca hablen de los agotamientos terminales de los grandes yacimientos de México, Argentina, EE. UU. o Venezuela de sus propios recursos de calidad (reservas probadas) y ahora hablen de lo bien que se va a dar en el futuro la “rebusca” de la mierda energética restante; es como alegrarse de las muchas aceitunas que hay en el suelo para el futuro e ignorar que ya ha pasado el señorito con sus vareadores y recogido la cosecha principal de los árboles. Estamos ante un problema de flujos máximos de extracción, no de teorías de reservas, que son más bien recursos y por tanto, que son más bien entelequias.
 
4. Y también África, cómo no. Aquí nadie se pregunta como le va a Obiang con sus crímenes y corruptelas favorecidas por sus amigotes occidentales; nadie se pregunta como es posible que las multinacionales sigan operando en Nigeria, un país con más de 100 millones de personas en la más absoluta miseria y con el delta del Niger destrozado ambientalmente. Nadie se pregunta por qué no se habla de Argelia, en franco declive, o Libia, explotada y masacrada su población y también en declive. O de la bomba de tiempo de Egipto, que ha pasado de ser exportador a importador de petróleo y que no puede pagar la energía que ahora tiene que importar (y carece de las divisas que antes conseguía por las exportaciones) y tiene que elegir entre comprar trigo o comprar energía y no va a tener dinero ni para lo uno, ni para lo otro. Tampoco nadie hace balance de “las gallinas que entran por las que salen” (¿Cuánto han aumentado los nuevos productores y cuánto están cayendo los antiguos productores de calidad?) Aquí todo es alegría.
 
5. Otra forma de vender una locomotora y de darle la vuelta al argumento o retorcerlo. La noticia trata de hacer ver que aquí funciona la “libre competencia en el mercado” y que las malas 7 hermanas ya pintan menos ( y me llevo dos de progresista). Sin embargo, durante los últimos años, lo que ha ido habiendo es un gigantesco juego del “comecocos”, en el que las cosas eran más o menos así
 
Imágenes integradas 2
 
Es cierto que en las dos últimas décadas y muy a pesar de las grandes IOC (International Oil Companies), que es como se denomina en la jerga a las 7 hermanas y alguna otra, habían ido perdiendo fuste frente a las NOC (National Oil Companies) o empresas de caracter públlico estatal o nacional, como ARAMCO en Arabia Saudita, la libia (ya liquidada) o la compañía nacional iraquí, cuya túnica ya se la han jugado a los dados los soldados del imperio y ha salido a subasta, o PDVSA (petróleo de Venezuela) a la que tienen unas ganas enormes o PEMEX que constitucionalmente no podía privatizarse y estos días hay campanas de gloria liberalizadora en la prensa del pesebre, porque parece que les hacen hincar la rodilla y soltar lo poco que queda de magro en Cantarell y otros grandes yacimientos de regular-convencional. En el fondo, no les preocupa tanto que sean NOC’s si son de las “domesticadas” esto es, obedientes como ARAMCO a los dictados de lo que digan los EE. UU u otros países occidentales. Les molestan especialmente las que no controlan, como la National Iran Oil Company (NIOC) o la propia PDVSA, que se les escapan un poco al control. Pero la noticia no habla de eso, lógicamente. La miriada de petroleras que están surgiendo, respecto de las siete hermanas, son ni más ni menos que el equivalente a las textiles de Sri Lanka que se han hundido bajo escombros respecto a la Zara de Amancio Ortega: sondas que se lanzan a la rebusca de mierda, con gasto mínimo de capitales riesgo, que si se van a hacer puñetas no ponen en riesgo el corazón del sistema (“core business” en términos de master del IESE). Eso tampoco lo dicen, claro.
 
6. Y vuelta a China como “enemigo a las puertas”. Ahí hay otras NOC’s como CNPC, CNOOC y Sinopec, que sí están haciendo pupa a las grandes petroleras occidentales. Y aunque no se mencione tampoco, ya hay cada vez más frecuentes rifirafes con ellas. El penúltimo fue Sudán, donde los chinos calladamente pasaron de cero a medio millón de barriles diarios en un país que no producía nada y en pocos años. Una torticera maniobra occidental, consiguió partir el país en dos y aliar a los locales del sur (donde están los yacimientos y dejar a los chinos aliados de los locales del norte, que se han quedado sólo con la manguera del oleoducto que hicieron ellos mismos desde los yacimientos del sur hasta Por Sudan. Ahora los occidentales, están haciendo otro para salir por Kenia y dejar con un palmo de narices a China. George Clooney ha servido no solo para las campañas de Nexpresso, sino también para hacer campaña en favor de la independencia del sur de Sudán, pobrecitos, que andaban muy represaliados por los del norte (Darfur, nada que ver con el petróleo, claro).
 
La boutade final de que “la escasez quizás deje de ser la preocupación central. De acuerdo con un estudio de Citigroup, la demanda de petróleo está llegando a su punto máximo y a partir de 2020 comenzará a declinar“, deberían explicarla algo mejor. Si van a utilizar el método de mi tío Zoilo para frenar el aumento del consumo de energía (“ahora que había enseñado a la burra a no comer, va y se me muere”), podían especificarlo los del Citigroup (¡vaya panda!). Y también podrían explicar cómo se va a mover el mundo capitalista sin crecimiento energético o incluso con el declive anunciado, que es absolutamente imprescindible para el crecimiento económico y por tanto, para que el mundo financiero no colapse, podrían contarnos cómo piensan hacerlo. Lo que vienen a querer decir (están de los nervios) es que sencillamente nos volveremos ascetas a partir de 2020 (menos demanda, en esa simplista ecuación de dos variables y ninguna incógnita: oferta =demanda), pero sin problemas de oferta (suministro); esto es, consumir menos pero en medio de mares de petróleo y gas. Joder con los expertos. Vaya cagada de informe que has hecho, Moises.
Advertisements

2 thoughts on “La revolución más importante (que tampoco quieren televisar)

  1. Que chulo queda lo de pappspain a fine world press site com, aunque personalmente prefiero el castellano al idioma del “imperialismo”

    1. Creo que eso es confundir el mensaje con el medio; ver Marshall Mcluhan. Pero en eso estamos de acuerdo. Yo también prefiero el castellano, pero lamentablemente he terminado haciendo lo mismo que San Pablo, que predicaba en latín, que era el idioma del imperio en su época; era por lo visto, el pobre, sin saberlo, un “imperialista” . Fue por ello el apóstol con mayor proyección doctrinaria, pero me temo que si llega a saber lo que sus sucesores han terminado haciendo del mensaje cristiano, lo mismo se hubiese dedicado a predicar en arameo, que era el idioma que hablaba Cristo y ahora la Iglesia Católica no andaría por donde anda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s